Busquedas

9 mar. 2010

Nevada en Barcelona capital




Crónica de “La Vanguardia digital”

Barcelona. (Redacción/Agencias).- La nevada histórica que afectó intensamente a toda Catalunya empieza a ser pasado. Tras el colapso del transporte viario y ferroviario y el bloqueo de a miles de catalanes, sobre todo en Barcelona y Girona, las aguas están volviendo a su cauce. También para los 220.000 abonados que se quedaron sin luz, ya que Endesa espera restablecer el servicio hoy.

El temporal mantuvo cerrado el paso fronterizo de la autopista AP-7, entre Maçanet de la Selva hasta La Jonquera, hasta mediada la mañana, aunque ya ha abierto y se circula con normalidad. Además, el Ministerio de Fomento anunció que mantiene liberado el peaje de la AP-7 entre La Jonquera y Vilafranca sur, desde ayer y hasta las 14:00 h. de hoy para facilitar el tránsito hacia Francia a todo tipo de vehículos.

El temporal sumió en el caos a las entradas y salidas de Barcelona y paralizó casi completamente la red de Rodalíes -en la primera gran crisis que afronta el servicio desde que fue traspasado a la Generalitat- lo que dejó a miles de personas sin poder volver a casa, a centenares de conductores atrapados en sus coches y a unos 10.000 camiones parados en áreas de servicio.

La luz volverá hoy.

Por otro lado, Endesa ha anunciado que ya trabaja en la reparación de la avería en el servicio de suministro eléctrico, y que espera restablecer el servicio a lo largo del día de hoy. El corte dejó sin luz a unas 220.000 personas. Previamente, Endesa explicó que no pudo restablecer el suministro eléctrico ya que para avaluar la avería necesitaban tener una perspectiva aérea de la zona, lo que resultó imposible a causa de la falta de luz.

El estado de las carreteras.

La Generalitat prevé que hoy se tienda a recuperar la normalidad en la red viaria tras el histórico temporal de nieve de ayer, que aún complica la circulación en 175 tramos de carretera, aunque ha advertido que ahora el riesgo se centrará en la presencia de placas de hielo en las carreteras.

Según la última actualización del gobierno catalán, hacia las 11.30 horas de este mediodía continúan afectados 175 tramos de carretera, de los que una cuarentena continúan cerrados a la circulación, y cerca de 9.000 camiones permanecen estacionados en las áreas de servicio habilitadas para casos de emergencia meteorológica. La Generalitat considera que a lo largo del día de hoy se "tenderá a la recuperar la normalidad" en la red viaria.

No obstante, ha advertido que ahora se cierne un nuevo peligro en las carreteras, ya que la previsión meteorológica apunta a un descenso de las temperaturas y el viento que harán aparecer las temidas placas de hielo. Además, este riesgo se mantendrá durante los próximos días, según la Generalitat.

En cualquier caso, hasta este mediodía en Barcelona la nieve aún provoca complicaciones en 46 tramos de carreteras, de los que 19 aún están cortados: entre ellos la N-II, en Tordera; la C-61, en Arenys de Mar, y varias carreteras locales de Badalona; Sant Celoni; El Bruc; Terrassa; Badalona; Monistrol de Llobregat; Bigues i Riells; Sant Martí Sesgueioles; Caldes de Montbui; Cerdanyola del Vallès; Molins de Rei; Sant Cugat del Vallès y Bagà.

Por su parte, en Girona siguen afectados 32 tramos, de los que 14 están cortados, entre ellos la N-II, en La Jonquera, y vías que van a Platja d'Aro; Maçanet; Vidreres; Cassà de la Selva; Molló; Palafruell; Darnius; Roses y la Bisbal, entre otras. En Lleida hay 90 tramos afectados, si bien tan solo dos están cortados: la C-28, en Naut Aran, y la C-1412, en Artesa de Segre. Por su parte, en Tarragona hay siete tramos afectados, de los que cuatro están cortados. Se trata de la C-241b, en Santa Coloma de Queralt; la C-242, en Cornudella de Montsant; la TP-2311, en Cabra del Camp, y la T-233, en Solivella.

Renfe sigue con retrasos.

En estos momentos, toda la red de Cercanías de Renfe ya vuelve a estar operativa tras la reapertura del trayecto entre Blanes y Maçanet (Girona), aunque persisten los retrasos generalizados, como mínimo de media hora en el conjunto del sistema.

Según han informado Renfe y Adif, hacia las 11.00 horas se ha podido normalizar el trayecto entre Blanes y Maçanet, por lo que toda la línea R1, que discurre junto a la costa, ya está operativa. No obstante, en esta línea el tramo entre Vilassar y Mataró, que hasta ahora circulaba por una sola vía, se ha cortado debido al fuerte oleaje y se ha habilitado transporte alternativo mediante autobuses.

Paralelamente, se mantiene suspendido el servicio de Media Distancia de la línea Barcelona-Girona-Portbou, debido a la falta de alimentación en la parte norte de la línea desde Maçanet. Esta situación también comporta que se haya tenido que suspender el servicio de Larga Distancia entre Barcelona y Francia. Precisamente, el tren Talgo que salió ayer de Barcelona a las 08.45 horas de la mañana, con destino a Montpellier (Francia), donde tenía que llegar a las 13.22 horas, con 104 pasajeros a bordo, sigue esperando la evacuación en Cerbère por parte de las autoridades policiales francesas. Los viajeros han pasado la noche en el tren, donde han sido atendidos por la tripulación de Renfe, la Gendarmerie y la Policía francesa.

Desde la 1:50 horas, se ha restablecido el servicio de trenes entre Sarrià y Sant Cugat, en la línea del Vallès, que había sido interrumpido a las 17:00 horas de ayer, informa Ferrocarriles de la Generalitat (FGC). Esta línea, según una portavoz de FGC, se había visto interrumpida por averías en la catenaria por la caída de árboles sobre la misma. FGC ofreció servicio durante la noche para facilitar la movilidad de los usuarios.

3.000 personas bloqueadas por el temporal.

Más de 3.000 personas han pernoctado en Catalunya en una decena de instalaciones municipales, como polideportivos o centros cívicos, habilitados para acoger a los afectados por los cortes en la red viaria y ferroviaria debido al temporal de nieve, la mayoría en la demarcación de Girona y en Sant Celoni (Barcelona).

Según ha informado la Generalitat, los Ayuntamientos de Girona, Cassà de la Selva, Vidreres, Llambilles, Fornells, Vilamalla, La Jonquera, Maçanet, Caldes de Malavella, Quart y Sant Celoni han habilitado dependencias para acoger a las persones que se vieron bloqueadas por la nieve. También muchas personas han debido pasar la noche en el hospital badalonés de Can Ruti, que quedó aislado por la nieve, aunque esta mañana los accesos se han normalizado.

Los efectivos de Emergencias de la Generalitat, junto a personal de los consistorios y de Cruz Roja, han distribuido mantas y víveres a estas personas, muchas de las cuales tuvieron que dejar sus vehículos en las carreteras o dejar los trenes en los que viajaban al no poder continuar su viaje por la gran acumulación de nieve en carreteras y vías férreas. Por su parte, según el conseller Saura, los Bomberos de la Generalitat ha rescatado a unas 1.000 o 1.500 personas que se habían quedado atrapadas en sus vehículos entre las 00.00 horas del lunes y las 04.00 horas de hoy. El conseller asegura que ya no hay más demandas de rescate.

Cuatro máquinas quitanieves de la Unidad Militar de Emergencias se han incorporado esta madrugada a los trabajos de limpieza de las carreteras más afectadas por la intensa nevada, que dejó espesores de hasta 60 centímetros de nieve en algunas zonas de las comarcas centrales y de Girona. Una quinta máquina quitanieves de la UME, que ha movilizado a un total de 96 militares procedentes de Zaragoza y Valencia, se incorporará a estas labores durante esta mañana.

Por su parte, el Servicio de Emergencias Médicas ha tenido que atender algunos casos de suministro urgente de medicamentos, principalmente a enfermos diabéticos o dependientes de equipos de oxígeno. La AP-7 es la vía donde más turismos se bloquearon, sobre todo en dirección norte desde Barcelona, una situación que agravó por la caída de un cable de alta tensión a la altura de Maçanet (Girona), que impidió su evacuación, aunque los efectos del temporal afectaron a más de un centenar de carreteras de la red catalana.

Además, la nevada provocó el caos en la capital catalana, poco habituada a estas inclemencias del tiempo: los servicios de autobús urbano y del tranvía dejaron de funcionar a media tarde por el mal estado de la calzada, y la circulación viaria era casi imposible. Como medida excepcional ante la magnitud del caos, el consistorio barcelonés garantizó que el metro funcionaría toda la noche además de ofrecer "alojamiento a bajo precio" en hoteles de la ciudad a las personas que se quedaron incomunicadas en la capital catalana, una cifra que la Generalitat desconoce por el momento.

La intensidad del temporal, uno de los más graves que ha sufrido Catalunya en lo que llevamos de siglo, se dejó notar desde primera hora de la mañana del lunes, cuando casi 140.000 niños quedaron sin poder ir a la escuela. El número de escolares afectados por el temporal, a los que se sumaron los estudiantes de la Universidad Autónoma de Barcelona y la de Vic (Barcelona), fueron creciendo a lo largo del día conforme se intensificaban las nevadas y se extendían hacia las comarcas del norte y del este de Catalunya.

El secretario general de Interior, Joan Boada, recomendó ayer por la noche a 22 de los 41 consejos comarcales de Catalunya que suspendan hoy martes el transporte escolar como medida de prevención por el estado de las carreteras tras el fuerte temporal. Boada explicó que ya han contactado con cada uno de estos consejos, quienes tienen la decisión última. La Generalitat insiste en pedir a la población que durante el día de hoy se circule lo menos posible por carretera porque hay nieve y se producirán heladas.

Confusión en Interior.

Ayer por la tarde, el secretario general de Interior, Joan Boada, aseguraba que todos los pasajeros atrapados habían sido rescatados, pero distintos testimonios llamaban desesperados a los medios de comunicación denunciando que permanecían en el interior de los trenes, en algunos casos, y en otros, empujados por el cansancio, el frío y la desazón, abandonaban los convoyes caminando por las vías después de horas en el interior de los vagones en los que se "morían de frío", según ha asegurado una de estas pasajeras.

Posteriormente Boada reconoció que unas mil personas estaban atrapadas en trenes y 35 carreteras permanecían cortadas. Al término de la última reunión del consejo asesor del Centro de Emergencias de Catalunya, en la que ha participado el presidente de la Generalitat, José Montilla, Boada señaló que las personas que estaban todavía atrapadas en trenes tenían garantizado el habituallamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las imágenes?