Busquedas

29 oct. 2009

Parc Güell

Ideado como ciudad jardín por Eusebi Güell, el Parc Güell es probablemente la obra más íntimamente ligada a la biografía de Gaudí, quien residió en ella a lo largo de una veintena de años, junto con el propio Güell, hasta la muerte de éste en 1918.
Como resultado de la unión de las fincas de Can Muntaner de Dalt y Can Coll i Pujol, en la montaña Pelada, compradas en 1899 y 1902 por Güell, pudo disponerse de una extensión de 15 hectáreas, con un fuerte desnivel de una sesentena de metros. Gaudí potenció la vegetación autóctona del cerro, con plantaciones de pinos, algarrobos y palmeras, y tan sólo construyó (lentamente a lo largo de 14 años) una infraestructura de caminos, accesos y la gran plaza central.
El Parc Güell consta de un perímetro cerrado, formado por el cierre y los dos pabellones de la entrada en la calle Olot, una red de viales internos que respetan la orografía original y permiten salvar los pronunciados desniveles, y una impresionante estructura ascendente formada por la escalinata, la sala hipóstila y el teatro griego, elementos que habrían tenido que servir de plaza central y servicios comunes para los diferentes vecinos de la urbanización.
En el punto elevado del parque se proyectó una capilla, sustituida después por un calvario. Al principio se previeron 60 parcelas triangulares, ocupadas sólo por vivienda poco densa (quedaba explícitamente prohibida la instalación de talleres, fondas, clínicas, fábricas, etcétera), pero hay que considerar que el proyecto fracasó, ya que finalmente sólo se construyeron dos casas, ninguna de ellas de Gaudí. Se han registrado las colaboraciones de Berenguer y Jujol, aunque no se descarta también la de Rubió.
En cuanto a los distintos elementos que conforman el parque, Gaudí empezó (1901-1903) construyendo los viales para salvar el desnivel del terreno, y al mismo tiempo levantó el muro de cierre con los pabellones de la portería y los servicios, y también la escalinata dominada por el dragón cerámico multicolor. La red viaria se integra en la naturaleza mediante viaductos, muros de contención y un uso naturalista de la piedra.
Y quizás por primera vez en la historia de la arquitectura se emplearon conscientemente las columnas inclinadas dispuestas en el sentido de las fuerzas que tienen que soportar, y que, por ese motivo, no necesitan contrafuertes. El muro de cierre (en el cual actualmente hay una reja con el motivo del palmito procedente de una ampliación de la Casa Vicens), y especialmente los pabellones, son la primera manifestación del estilo más personal de la etapa de madurez de Gaudí, que sintetiza referencias y sugestiones de toda la historia de la arquitectura, de la naturaleza y de la geometría en un conjunto personal.
Toda la escalinata principal presenta un chapado de trencadís. El gran dragón escultórico cubierto de mosaico multicolor que domina ese espacio es también el rebosadero de una cisterna que no puede visitarse, que está situada justo debajo de la sala hipóstila y que, por el interior de las columnas, recoge las aguas pluviales que caen a la plaza superior.
En dos etapas, la primera en los años 1903-1907 y la segunda de 1907 a 1910, Gaudí construyó la sala de 86 columnas proyectada como mercado de la urbanización. Esas columnas de orden dórico muy personal (algunas de los extremos están inclinadas), relacionadas con el concepto de teatro griego de la plaza superior, los caminos ceremoniales (bordeados de bolas de piedra que son como dieces del rosario) y la presencia del dragón han llevado a una lectura del conjunto como revisión cristianizada del santuario de Apolo en Delfos.
Entre los años 1910 y 1913 se construyó el banco ondulado de la plaza superior, del cual destaca la decoración cerámica, que contó con la intervención de Josep María Jujol (autor también de las rodelas del techo de la sala) y que supone una utilización genial del trencadís, con resultados que se anticipan al collage y a la pintura abstracta. En 1914 se interrumpió la obra. Conviene destacar que tanto Güell como Gaudí se trasladaron a vivir al parque en 1906: el mecenas, a la antigua casa señorial que dominaba la finca, con intervenciones mínimas de Gaudí, y el arquitecto, a la «casa muestra» construida por Francesc Berenguer y en la cual actualmente está la Casa Museo Gaudí. En 1923 pasó a ser parque público.
En 1984 fue declarado bien cultural del patrimonio mundial por la UNESCO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las imágenes?